Embajada en Italia

Informe Económico-Comercial

Informe Económico-Comercial - junio 2020

Resumen ejecutivo

Se reseñan a continuación los datos más relevantes del presente informe.

Situación económica en Italia

En 2019, el PBI aumentó 1,2% con respecto al año anterior; mientras que la deuda pública alcanzó el 135,7% del PBI (en 2018 era el 134,8%).

La balanza comercial con el mundo registró un superávit de € 52.934 millones, con exportaciones por € 475.848 millones -expansión interanual del 2,3%- e importaciones por € 422.914 millones -contracción interanual del 0,7%-.

Las proyecciones para 2020 prevén una reducción del PBI de entre 9% y 13% y un aumento de la deuda pública, que alcanzaría el 159% del PBI.

Balanza de comercio y servicios Argentina-Italia

En 2019 se registró un superávit para la Argentina de € 124 millones. Previo al Covid-19 la tendencia parecía mantenerse, puesto que en el período enero-marzo de 2020 se registró un superávit de casi € 40 millones.

Las exportaciones argentinas se concentran en pocos productos: los 10 principales representaron el 80% del total (soja, camarones, carne bovina, porotos, limones, maní, peras, girasol, quebracho y plomo).

Por el contrario, las exportaciones italianas a nuestro país muestran un importante grado de diversificación: los 10 principales productos representan casi el 21% del total.

El turismo es fuertemente deficitario para nuestro país: 165.000 turistas italianos contra 704.00 turistas argentinos.

 

a) Situación económica de Italia

Al 1 de enero de 2019, la población residente en Italia se estima en 60,4 millones, de los cuales 5,3 millones son ciudadanos extranjeros (8,7%). Por cuarto año consecutivo, la población total disminuyó: se registraron 124 mil personas menos que en el año anterior, según el balance demográfico de fecha 31 de diciembre de 2018[1].

Producto Bruto Interno (PBI)

A diciembre de 2019 la situación económica podría ser considerada estable, dado que desde 2010 el PBI italiano muestra leves oscilaciones al alza y a la baja, con una moderada pero sostenida recuperación a partir de 2014.

Las cifras del PBI indican que 2019 constituye el sexto año consecutivo de crecimiento positivo tras la recesión de 2012 y 2013, con un leve crecimiento con respecto al año anterior de 22.243 millones de euros (1,2%)[2].

Fuente: EUROSTAT

Las previsiones económicas respecto de 2020 efectuadas teniendo en cuenta la tendencia anterior se vieron modificadas debido a la emergencia sanitaria causada por la pandemia de Covid-19. Los pronósticos macroeconómicos anteriores a la pandemia proyectaban para 2020 un crecimiento modesto del 0,4% del producto, mientras que ahora los escenarios de proyección basados en simulaciones del impacto epidemiológico-económico van desde una caída de 6 puntos del PBI en los escenarios más favorables, a una caída de 15 puntos en los casos desfavorables más extremos.

Según el Banco de Italia, las estimaciones más recientes prevén en un escenario base una reducción del 9% del PBI, mientras que en un contexto pesimista la contracción del producto alcanzaría el 13%. Asimismo, la entidad ha determinado que para que el producto pueda recuperar un valor promedio de 1,5% por año, se necesitaría aumentar la productividad laboral en promedio casi un 1% anual. Esta dinámica implicaría un fuerte aumento en la acumulación de capital y un nivel de crecimiento de la eficiencia productiva que requeriría romper con el esquema vigente actualmente en Italia y disolver ciertos nudos estructurales que impedirían lograr el nivel de eficiencia productiva deseado[3].

Pobreza y desigualdad

Según datos publicados por el organismo oficial de estadísticas de Italia (ISTAT - Istituto Nazionale di Statistica), en 2019 se registró un total de 4,6 millones de individuos en situación de pobreza absoluta (6,4%), equivalente a 1,7 millones de familias (7,7%). Estas cifras muestran un descenso en el nivel de pobreza absoluta (en 2018 alcanzaba a 5 millones de personas), que se debe en gran parte a la mejora durante 2019 del nivel de gastos de las familias más necesitadas que coincide con la introducción del “reddito di cittadinanza” (subsidio de ciudadanía). La incidencia de familias en situación de pobreza absoluta es considerablemente más alta en el sur del país (8,6% en el sur  y 5,6% en el centro)[4].

Sin embargo, entre los posibles impactos que dejará la pandemia en la economía italiana se encuentra la reducción del ingreso de las familias. Las últimas estimaciones señalan que la desigualdad en la distribución del ingreso de los hogares italianos habría aumentado dos puntos porcentuales a raíz de la emergencia sanitaria, alcanzando el valor máximo registrado en 2009. Asimismo, los análisis reflejan que si bien los “amortiguadores sociales” evitarían en el corto plazo el aumento de la desigualdad, en el mediano plazo existe el riesgo de que ello no se sostenga, tanto por la naturaleza temporal que generalmente presentan los “amortiguadores sociales” como por la mayor presencia de trabajadores de bajos ingresos en sectores con menores posibilidades de realizar trabajo a distancia (este último factor teniendo en cuenta la posibilidad de que la emergencia Covid-19 se prolongue en el tiempo).

Comercio exterior

Durante 2019 se observó una reducción en el crecimiento de la economía mundial, con persistencia de las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos, situación que se vio reflejada en la desaceleración del comercio global, la debilidad de algunos sectores industriales y cierta incertidumbre generalizada entre las empresas.

Sin perjuicio de ello, Italia pudo mantener su tradicional sólida posición comercial externa. Según el ISTAT, en 2019 Italia registró en su intercambio comercial con el mundo un superávit de € 52.934 millones, con exportaciones por € 475.848 millones -expansión interanual del 2,3%- e importaciones por € 422.914 millones -contracción interanual del 0,7%-.

En el acumulado del año en curso (ene-marzo 2020) se registra una destacada participación de productos del sector farmacéutico (7,5%) y de exportaciones de maquinarias de uso general (representan el 9,8% del total)[5]. Automotores y artículos de la industria textil registraron una participación del 4,0% y 3,9% respectivamente.   

Los países que más contribuyeron al crecimiento de las ventas italianas durante 2019 son Alemania (12,2%), Francia (10,5%) y Estados Unidos (9,6%)[6]. Durante el primer trimestre de 2020 se mantiene la misma tendencia, con un leve incremento de los porcentajes en los tres países.

Sin embargo, la reducción drástica del comercio mundial afectará al comercio exterior italiano. En tal sentido, se espera que las exportaciones disminuyan en un 13,9% en 2020 y luego aumenten en un 7,9% en 2021. A su vez, la disminución de las compras externas observada en la primera parte del año debería conducir a una disminución de las importaciones del 14,4% en 2020 y un aumento del 7,8% en 2021[7].

Empleo

Según los últimos datos disponibles, en abril de 2020 se registra una caída del nivel de empleo en comparación con el mes anterior (-1,2%), situándose la tasa de ocupación en 57,9%. La tasa de desempleo se redujo al 6,3%, en parte debido al crecimiento de la tasa de inactividad, que alcanza el 38%.

Si se comparan datos trimestrales, el período febrero-abril 2020 presenta una clara disminución de los empleos registrados en relación con el trimestre anterior (noviembre 2019-enero 2020), reflejando una caída del 1%, equivalente a la perdida de 226 mil puestos de trabajo.

Inflación

Durante mayo de 2020, la inflación registró una disminución del 0,1%, tanto en base mensual como anual, principalmente atribuible a la dinámica de los precios de la energía. El índice neto de precios de bienes energéticos registró un leve aumento del 0,1%.

La inflación promedio italiana en 2020 asciende a 0,22%.

Deuda pública

En 2019 Italia presentó una deuda pública creciente, que alcanzó el 135,7% del PBI (en 2018 fue del 134,8). En aproximadamente una década, la deuda ha aumentado considerablemente y se encuentra muy por encima del promedio de los países europeos y economías avanzadas.

Durante marzo de 2020 la deuda pública italiana ha presentado una disminución de € 16 billones, alcanzando los € 2.431 billones (en febrero era de € 2.447 billones). El máximo histórico fue registrado en julio de 2019 con € 2.467 billones.

La emergencia coronavirus ha impactado doblemente en la economía italiana, por haber sido la primera entre las grandes economías europeas en sufrir el impacto y por la fuerza con la que se presentó. Si bien se espera que se reactive en un periodo breve, los analistas sostienen que la recuperación italiana llevará más tiempo que en otros países.  Las proyecciones europeas pronostican que la deuda pública alcanzará un 159% del PBI.

Ley de Presupuesto 2020

El presupuesto aprobado para 2020 asciende aproximadamente a € 32.000 millones.

A fin de evitar aumentos en el IVA, la ley contiene un gran abanico de medidas para incrementar la recaudación, que van desde nuevos impuestos al plástico, al azúcar y al web, hasta impuestos sobre los vehículos empresariales.

También se prevén medidas para reducir cargas laborales y beneficios para trabajadores en relación de dependencia.

Incluye además un "salvavidas UE" de € 1.000 millones para garantizar el logro de objetivos programáticos que Italia se comprometió a alcanzar con la Comisión Europea. Entre ellos se encuentran las medidas a favor del medio ambiente -con un plan de inversión denominado “Green New Deal”- y el endurecimiento de las medidas para combatir la evasión fiscal, que se concentran en el uso de circuitos de pago trazables que limitan el uso de efectivo, como tarjetas de débito y crédito. Estas últimas reglamentaciones aspiran a “exteriorizar” base imponible y se estima que pueden generar un ingreso adicional de entre € 1.500 y 3.000 millones, gracias al control más estricto de las deducciones fiscales y a medidas de recompensa para pagos en dinero electrónico.

La emergencia sanitaria a causa del Covid-19 ha obligado al gobierno italiano a tomar medidas para hacer frente a los efectos sobre el sistema económico. A través de una legislación de urgencia, se dispusieron modificaciones a la normativa fiscal vigente con beneficios destinados a las familias, trabajadores y empresas perjudicadas por la pandemia.

Perspectivas macroeconómicas

Si bien las perspectivas de la economía italiana se presentaban poco alentadoras con anterioridad al inicio de la pandemia -tanto por las características del cuadro internacional como por la situación de las finanzas públicas italianas-, el desencadenamiento de la emergencia sanitaria acentuó los pronósticos negativos.

A finales de 2019 el cuadro económico presentaba como dificultades principales la fragilidad de la demanda interna (desaceleración del consumo, a pesar del desempeño positivo del mercado laboral y la caída del índice de inflación) y la imposibilidad de incrementar el stock de capital de la economía.

Las recientes estimaciones del ISTAT proyectan una marcada contracción del Producto Bruto Interno durante 2020, estimándose una recuperación parcial en 2021 (4,6%). Según el Instituto, la propagación de la epidemia Covid-19, a pesar de las medidas de contención implementadas por el gobierno del Primer Ministro Conte, han determinado un impacto negativo profundo en la economía, definido como un “shock sin precedentes” debido a los altos niveles de incertidumbre que caracterizan las proyecciones.

Por su parte, el Gobernador del Banco de Italia ha subrayado que entre las consecuencias más gravosas de la crisis se encuentra la acentuación de la desigualdad. Los análisis de la entidad señalan que desigualdad en la distribución del ingreso de los hogares italianos habría aumentado dos puntos porcentuales, alcanzando el valor máximo registrado en 2009. Las estimaciones del Banco de Italia proyectan una caída del producto mayor a la estimada por ISTAT, previendo como escenario de base una reducción de 9% del PBI, cifra que en un contexto pesimista podría contraerse al 13%.

b) Balanza comercial bilateral Argentina-Italia

La evolución del comercio bilateral -según los datos publicados por el ISTAT- presenta una mejora en el saldo de la balanza a favor de la Argentina, históricamente deficitario para nuestro país. En efecto, a partir de 2018 se viene reduciendo el déficit comercial bilateral, principalmente debido a una caída de las importaciones argentinas de productos italianos y a un leve repunte de las ventas argentinas a Italia.

Así, en 2019 se registró un saldo de la balanza comercial superavitario para la Argentina de € 124 millones, aunque también una disminución del flujo bidireccional (con una reducción de las exportaciones italianas del 23%).  

Previo a la emergencia del Covid-19 la tendencia parecía mantenerse, puesto que la balanza comercial bilateral del período enero-marzo de 2020 registró un superávit argentino de casi € 40 millones, similar al registrado en el mismo período de 2019.

Por otra parte, cabe destacar que en el período enero-marzo de 2020 las exportaciones argentinas a Italia presentaron una retracción del 12%.

COMERCIO ARGENTINA - ITALIA (en millones de EUROS)

Las exportaciones argentinas a Italia se concentran en pocos productos, de los cuales los 10 principales representaron el 80% del total exportado en 2019, a saber:

 

Las 10 posiciones arancelarias siguientes también se concentran en productos primarios, entre los que se encuentran la carne de caballo, productos de la pesca (merluza y calamares) nueces, cuero bovino y semillas.

 

Por el contrario, las exportaciones italianas a nuestro país muestran un importante grado de diversificación, puesto que los 10 principales productos importados por la Argentina desde Italia representan casi un 21% del total.

 

Entre las 10 posiciones arancelarias siguientes también se verifica una gran diversificación, encontrándose partes/repuestos para lavarropas, anteojos de sol, maquinarias de diverso tipo, vehículos (para mantenimiento y vagones), aditivos para lubricantes y perfumes.

 

Si se considera el período enero-abril de 2020, la Argentina ocupa la 64ª posición como exportador a Italia, lo que constituye el 0,13% del mercado importador italiano (el año anterior ocupo la posición 55º, con un 0,23% del mercado). Desde el punto de vista de nuestro país, Italia ocupa la 19º posición como destino de las exportaciones.

Por su parte, en el período enero-abril de 2020 Italia ocupa la 8ª posición como exportador hacia la Argentina, lo que constituye el 2,5% del mercado importador argentino (no presenta variaciones respecto al año anterior). Desde el punto de vista de Italia, la Argentina ocupa la 63ª posición como destino de sus exportaciones.

c) Balanza de turismo bilateral

En 2019 Italia fue el quinto país más visitado del mundo, con más de 60 millones de turistas extranjeros, según el ENIT (Ente de Promoción Turística Italiano).

Flujos turísticos bilaterales[8]

A nivel europeo, Italia se encuentra en el segundo puesto como emisor de turistas que viajan a nuestro país (el primero es España y el tercero es Francia), mientras que en el ranking mundial ocupa el séptimo lugar.

Entre enero y septiembre de 2019 la Argentina recibió aproximadamente 165.000 turistas italianos.

Respecto al turismo proveniente de la Argentina, en ese mismo período de 2019 fueron aproximadamente 704.000 los argentinos que visitaron Italia, con aproximadamente unas 4 millones de pernoctaciones que, en comparación con 2018, muestra una disminución del 3,7%. Como resultado de ello, el gasto/consumo de los argentinos en Italia alcanzó un total de € 526,3 millones (-1.5 %).

La región Lazio concentra la mayor parte del turismo argentino (49,2%), seguida por las regiones Lombardia (11,3%), Toscana (9,9%), Veneto (6,1%), Campania (6%) y Sicilia (,1%). El principal tipo de vacaciones es “cultural, en una ciudad de arte” (65,1%) y “en el mar” (25,1%).

 

[1] https://www.istat.it/it/archivio/231884. La actualización del Balance Demográfico se publicará el 13/7/2020 debido a una ralentización en la obtención de datos por la emergencia Covid-19.

[2] https://appsso.eurostat.ec.europa.eu/nui/show.do?dataset=naida_10_gdp&la...

[3] Según discurso del Gobernador del Banco de Italia ante la presentación de las Consideraciones Finales el 29/5/2020

[4] https://www.istat.it/it/files//2020/06/REPORT_POVERTA_2019.pdf

[5] https://www.esteri.it/mae/images/stories/commercio_internazionale/osserv...

[6] https://www.esteri.it/mae/images/stories/commercio_internazionale/osserv...

[7] Istat, “Le prospettive per l’economia italiana nel 2020-2021”, 8 de junio de 2020.

[8] Datos suministrados por el Ente Italiano de Turismo (ENIT).


 

Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular